miércoles, 29 de octubre de 2008


EL PROPOSITO DE LA MEDITACION BUDISTA

Por el venerable Punnaji
Traducido por Adrian Montoya

Bhante Punnaji es un monje budista de Sri Lanka versado en ciencias modernas, filosofía, psicología y medicina occidental. Su trabajo ha consistido en una investigación de más de 50 años sobre la enseñanza original del Buddha.

Punnaji describe la práctica de la meditación budista propuesta por Gotama (Buddha) desde hace 25 siglos atrás como un método con el cual se quiere lograr la solución del problema existencial como único propósito. Actualmente el mundo occidental ha recurrido a esta doctrina pero de una forma que no asume el principio original de la meditación, sino que lo ha acomodado a sus necesidades; es decir a satisfacer las necesidades variadas de los occidentales de una forma u otra. Sin embargo, estas prácticas no resuelven del todo el problema en sí. Solo tratan de aliviar los síntomas de la enfermedad sin lidiar con la causa.

Punnaji concibe como verdadero propósito de la meditación budista, el resolver el problema de la vida removiendo su causa que es el deseo irrealista; la meditación es considerada la vía que lleva a un destino único, llamado también de la siguiente forma: “eka-ayana magga”, por deshacerse de los impulsos emocionales irrealistas centrados en el sí-mismo, y entrar en una vida de comportamiento racional calmado. Según Buddha, “la inhabilidad de gratificar los deseos es el sufrimiento”. Lo que es nuestro problema al pretender la permanencia del placer y la satisfacción, en una realidad donde el placer es impermanente y la satisfacción es solo una esperanza futura. El secreto se encuentra en renunciar a estos deseos irrealistas, lo cual no es agradable hacer para todos. Se prefiere sufrir a los deseos no cumplidos o escapar a un mundo irreal de fantasías.

La práctica de la meditación nos conduce a la imparcialidad o la eliminación de los impulsos emocionales, los cuales al ser eliminados resulta la compasión, la que nos permite de manera desinteresada tener un interés por el bien de todos los seres vivos. Este interés lo libera a uno de toda infelicidad y por ende se comienza a experimentar felicidad desprendida. La meta de la meditación budista es lograr el estado de trascendencia que se llama NIBBANA, la cual aplica a todas las formas experimentar la experiencia en sí, apuntando a una transformación interna de un ser compasivo, feliz, calmado y racional. Esta práctica esta sugerida solo para aquellas personas que buscan la verdad y la solución del problema de la vida, adoptando un compromiso a vivir la realidad del Buddha al menos durante el periodo de meditación y a no dejarse llevar por los impulsos emocionales.

El interés de occidente por aprender las practicas de meditación budista, se basa en la búsqueda de satisfacer las diferentes necesidades que no van en relación con el propósito único de la meditación descrito por Punnaji. De acuerdo con lo anterior, las soluciones propuestas adoptadas solo tratan de aliviar los síntomas del problema existencial sin lidiar con la causa.

Las necesidades de occidente van desde detener el pensamiento y descansar la mente, entenderse a sí mismos, escapar a una realidad distinta, ganar poderes psíquicos o entrar en un trance dichoso a través de las diversas técnicas de meditación que hay en el mercado occidental hoy en día. Todas estas técnicas ofrecen tratamientos paliativos, alivianes que permiten a las personas alcanzar sus necesidades, por lo cual, más que una solución real al problema existencial, son un vehículo que les permite entrar en un mundo de sueños en que se cumplen los deseos.

El aporte fundamental de este texto radica en que la meditación practicada en occidente no solo busca de cierta manera solucionar el problema existencial del ser humano, sino que se ha amoldado agregando una nueva información la investigación. Este mundo contrario a oriente, solo a tomado de la practica budista lo que necesita para satisfacer las diversas necesidades que nacen día a día, con lo cual es imposible y de ninguna manera se puede pensar que el interés por estas practicas sea producto de una reflexión humana sobre su vida (pensando en un cambio radical de estilo de vida), sino que se convierte en una herramienta utilizada para vivir mejor entre una sociedad revuelta, tratando de llenar un vacio que de esta manera y según datos anteriores no queremos llenar (teniendo en cuenta el apego que tenemos al mundo material).

Es importante destacar que: el impacto de la meditación budista en la sociedad occidental se destaca entre otras cosas por su gran valor comercial y servicial, en cuanto es utilizado como un analgésico para un problema ancestral.

http://rebeldealegre.googlepages.com/proposito




No hay comentarios: