jueves, 16 de octubre de 2008

De un paso atrás para avanzar emocionalmente, sugiere un estudio
Ethan kross, psicólogo y profesor de la universidad de Michigan, quien actualmente está trabajando en investigaciones relacionadas con la voluntad y la emoción, da a conocer en este articulo de la universidad de Michigan, una manera de superar las emociones negativas a través del distanciamiento de ellas.
Las actuales investigaciones demuestran que la mayoría de las personas que sufren de depresión o algún tipo de alteración en sus emociones eventualmente recurren a lidiar sus penas analizando los sentimientos para entender que anda mal, o en otros casos por medio de olvidarse de ellos a modo de distracción. Sin embargo a través de los estudio realizados por Kross la mejor manera de pasar por este momento es dando un paso atrás.
Tratar de comprender los sentimientos penosos a menudo trae peores consecuencias ya que no somos buenos en el análisis de nuestros sentimientos, aunque se supone que el procesamiento de las emociones facilita el lidiar con ellas. Según Kross: “pensar acerca de lo que hacemos es una capacidad humana invaluable, pero la revisión de nuestros errores una y otra, y otra vez, el volver a experimentar las mismas emociones que sentimos la primera vez, tiende a mantenernos atascados en lo negativo. Puede servir de ayuda que tomemos una especie de recreo mental, que nos sentemos y reconsideremos la situación desde una distancia”. A través de un experimento del autor se determino que a la hora de hacer un ejercicio de visualización guiada donde se les pedía a los participantes recordar una experiencia que los haya hecho sentir tristes, se concluyo que por este medio de análisis de condición inmersa no mostraron niveles de depresión bajos en comparación con los métodos de distracción y distanciamiento.
En la condición de distracción, teniendo en cuenta el mismo experimento de visualizar una experiencia no grata por parte de los participantes, se determina que los niveles de depresión bajan en comparación con el método de análisis en condición inmersa, pero este nivel se parece al resultado que se logra con el método de distanciamiento. Por lo que se encontró que la condición de distracción y el análisis distante son igual de eficaces en el corto plazo; a largo plazo los métodos de análisis en condición inmersa y por distracción no son tan eficaces como por el distanciamiento. Sin embargo, la solución para poner frente a los sentimientos penosos no es la negación ni la distracción.
Ahora, desde una perspectiva psicológicamente distante, se obtuvieron resultados benéficos para este dilema. Las técnicas de auto distanciamiento mejoran la recuperación cardiovascular después de las emociones negativas, se muestran menores incrementos de la presión arterial y ayudan a protegerse de la depresión. Kross, se refiere a este método de la siguiente manera: “la metáfora del termostato ayuda a mucha gente. Cuando las emociones negativas se tornan abrumadoras, simplemente baje la temperatura emocional un poco para darse la oportunidad de pensar acerca del problema de forma racional y clara”. En esta condición de distanciamiento y bajo el mismo experimento de visualización de experiencias negativas, se obtuvo que después de la sesión los participantes mostraron un nivel más bajo de depresión el cual después de un tiempo les ayuda de manera critica a que procesen estas experiencias a lo largo del tiempo. Este enfoque está vinculado ampliamente con filosofías orientales como el budismo y el taoísmo, y con las prácticas de la meditación trascendental.
Las experiencias desagradables de una u otra manera hacen parte de la vida diaria, con esta investigación por parte de Kross, se marca un camino que hasta hace poco solo se manejaba dentro del campo espiritual. La oportunidad de que la ciencia y más aun la rama de la psicológica encuentren uso y provecho a las prácticas ancestrales vinculadas al budismo permite deducir que la solución a los dilemas de la vida se pueda llevar al objetivo primordial de un ser humano que no se quede en el sufrimiento.
http://www.umich.edu/Es/news/08/pr080923.php

No hay comentarios: